Patrona del Vicariato

inma

EL DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN Y LA LLEGADA DE LA IMAGEN DE LA INMACULADA A GUAPI.

La inmaculada concepción de María es el dogma de fe que declara que por una iglesia especial de Dios, ella fue preservada de todo pecado desde su concepción; en el año 2004 se declarado el 1550 aniversario de la proclamación del dogma de que María fue concebida sin pecado original, sin mancha, el dogma fue proclamado por el Papa Pio IX, el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.

“declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene a la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús salvador del género humano, esta relevado por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos  los fieles….” Pio IX, bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854.

La concepción: es el momento en el cual Dios crea el alma y la infunde en la materia orgánica procedentes de los padres. la concepción es el momento en que comienza la vida humana, María quedo preservada de toda carencia de gracia significante desde que fue concebida, en el vientre de su madre Santa Ana, es decir , María es la “llena de gracia” desde su concepción; cuando hablamos de la inmaculada concepción no se trata de la concepción de Jesús, quien claro está, también fue concebido sin pecado.

 

LLEGADA DE INMACULADA A GUAPI

La llegada de la virgen a Guapi”; cuenta la tradición que de Suramérica ecuador, a chile se acostumbraba a recorrer la costa en romería transportando la imagen de la santísima virgen María en la advocación de la “inmaculada Concepción”. En uno de tantos viajes que se realizaron, la furia del mar obligo a una de las naves a buscar refugio en algún puerto o bahía, y se dio la gran coincidencia de entrar por la bocana del rio Guapi, mientras la tempestad apaciguaba.

Los navegantes tomaron en sus hombros la pequeña imagen de la Santísima Virgen María y la llevaron a la iglesia, las autoridades locales y la comunidad recibieron emocionados la imagen, elevando plegarias fervorosas en medio de las letanías y salves. Los navegantes decidieron continuar la romería y al día siguiente tras un sano reposo, se dirigieron a la iglesia para tomar la imagen de la virgen y dirigirse a su embarcación. (Barco de vela).

Cuál no sería su sorpresa,  al constatar que la pequeña imagen de apenas unos setenta centímetros aproximadamente, elevo su peso de tal forma (se puso pesada) que se hacía imposible transportarla; los pobladores y autoridades de Guapi vieron en este hecho, un signo divino y concluyeron, “la virgen desea quedarse con nosotros” y les propusieron compras a los navegantes, pagando por ella lo que pesara.

Se acordó la negociación, y se consiguieron una balanza y cuál no sería  el asombro que embargo a todos, la imagen peso menos de lo que se esperaba y su precio quedo valorado aproximadamente, según lo dice la tradición en quince o treinta humildes pesetas (moneda de ese tiempo). De ahí la leyenda de la llegada de la Inmaculada a este pueblo.

La pequeña imagen se conservó hasta el año de 1954, cuando un voraz incendio, consumió la iglesia catedral y gran parte de las casa del municipio, y todo no quedo así: aun cuentan entre los mayores que vivieron en aquella época, que entre la llamas y el humo producido por el incendio, se levantó en vuelo una blanca paloma, que rasgo nuestro oscuro cielo y se perdió en el infinito…. Esa paloma era nuestra señora la Inmaculada Concepción.