Historia

El Vicariato Apostólico de Guapi,  es una jurisdicción eclesiástica de la Iglesia Católica en Colombia, con sede en el municipio de Guapi, Cauca, y hace parte de la Provincia Eclesiástica de Popayán.

El Vicariato está conformado por tres municipios del departamento del Cauca: Guapi, López y Timbiquí, así como el municipio de Santa Bárbara del departamento de Nariño. Su territorio abarca 10.000 km ² y está dividida en cinco parroquias.

Su territorio limita al norte con la Diócesis de Buenaventura y la Arquidiócesis de Cali, al este con la Arquidiócesis de Popayán, al sur con la Diócesis de Tumaco y al oeste con el Océano Pacífico.

La Prefectura Apostólica de Guapi fue erigida el 5 de abril de 1954 con la bula Quemadmodum providus del papa Pío XII, con territorio desmembrado de la Prefectura Apostólica de Tumaco (hoy diócesis). La nueva circunscripción eclesiástica fue conformada inicialmente por los municipios de Guapi, López y Timbiquí, todos del departamento del Cauca.

El vicariato fue encomendado a la Orden de Frailes Menores (padres franciscanos). Fue nombrado primer Prefecto Apostólico monseñor José de Jesús Arango. Con él se inició una importante etapa de evangelización, formación cristiana y de impulso a obras de desarrollo en todos los municipios de la costa caucana en el Pacífico.

Posteriormente fueron Prefectos Apostólicos los monseñores: José Miguel López, Alfonso María Guerrero (administrador apostólico), Alberto Lee y Rafael Morales, todos franciscanos.

En el 2000, por acuerdo celebrado entre el obispo de Tumaco y el Prefecto Apostólico de Guapi, la Prefectura se hizo cargo de la atención pastoral de la parroquia de Santa Bárbara del municipio del mismo nombre en el departamento de Nariño.

El 23 de enero de 2001 la Prefectura Apostólica fue elevada a vicariato apostólico con la bula Cum Prefectura Apostólica del papa Juan Pablo II. Se nombró como obispo titular de Tubune de Mauritania y primer Vicario Apostólico de Guapi a mons. Hernán Alvarado Solano, del clero de la Diócesis de Zipaquirá y en ese entonces párroco de Ubaté.

Mons. Alvarado Solano dirigió pastoralmente el Vicariato Apostólico, hasta su muerte en Bogotá el 31 de enero de 2011. Fue nombrado como Administrador Apostólico mons. Iván Marín López, Arzobispo de Popayán, hasta que el 3 de diciembre de 2013 el papa Francisco nombró a mons. Carlos Alberto Correa Martinez como su nuevo Vicario Apostólico, quien hasta entonces se desempeñaba como Director de la Asociación Sacerdotal San Pablo del clero de la diócesis de Sonsón Rionegro.

 

Fuente: Conferencia Episcopal Colombiana http://www.cec.org.co