EL CARMEN, UNA DEVOCIÓN QUE SE HACE CULTURA

WhatsApp Image 2019-07-17 at 7.27.47 AM

El Carmen es una fiesta de mucho valor para las poblaciones del pacífico, ya que se constituye en espacios de evangelización privilegiados, ante la inmensa fe que hay en los devotos de la Virgen.

 

Cada 16 de julio los templos de los pueblos del pacífico reciben a miles de feligreses para la celebración de la Eucaristía. Acuden personas de todas las edades, de las veredas más cercanas a alabar a Dios mediante la intercesión de la santísima Virgen del Carmelo.

Con escapularios colgantes o empuñados, con imágenes y con agua en diversos recipientes, caminan bien dispuestos para expresar su profundo afecto a Dios, en búsqueda de una bendición para su hogar y para su comunidad. Es un día de fiesta, es un día solemne en el que muchos campesinos se abstienen de sus actividades cotidianas para escuchar la Palabra de Dios. En algunos lugares, por el respeto y devoción, se ha constituido este día como una “fiesta de guarda”.

Esta fe que hoy profesan adultos, jóvenes y niños, ha sido heredada con el pasar del tiempo de los “mayores”, quienes han trasmitido generación tras generación este amor y gratitud hacia la virgen del Carmen. De esta manera, ha habido una gran cercanía a esta advocación, a la que los fieles de esta región le atribuyen muchos favores; por eso se encomiendan con religioso obsequio y la veneran con profundo respeto y admiración.

En muchas comunidades, sobre todo rurales, un gran número de pueblos la tienen como patrona y, en otros, a pesar de no serlo, viven con pasión y sentido religioso una filiación directa, expresada en las celebraciones litúrgicas y culturales que la comunidad dispone para estas fechas.

En las comunidades, cuyo patrocinio es El Carmen, los fieles dedican entre 5 y 9 días a sus fiestas, con una experiencia de fraternidad y unidad, por lo que las veredas circunvecinas se acompañan, construyendo espacios para alimentar la fe e intercambiar experiencias culturales y deportivas.

Son días en los que en horas de la madrugada se lleva a cabo la alborada, al iniciar la tarde, el mediodía, donde al son de los instrumentos típicos como el bombo, el cununo y el guazá la gente expresa su fe y se siente regocijado al contar con la compañía de la madre de Dios.

Generalmente las comunidades organizan en las noches espacios culturales donde se cultivan las diferentes tradiciones que los ancestros inspiraron y comunicaron años tras año. Se baila currulao y juga, hay danzas, coplas, canciones folclóricas y muchas otras expresiones culturales propias que dinamizan las fiestas.

WhatsApp Image 2019-07-17 at 7.27.36 AM (1)

El Carmen es una fiesta de mucho valor para las poblaciones del pacífico, ya que se constituye en espacios de evangelización privilegiados, ante la inmensa fe que hay en los devotos de la Virgen. Los sacerdotes recorren muchos pueblos en esta época, dejando algunos sin visitar ante abundante mies y los pocos obreros para trabajar en esta obra.

Esta celebración de la Virgen del monte Carmelo se ha convertido en una fiesta que se ha introducido en la cultura y que desde ella se impulsa, se enriquece, se alimenta y se vive de una manera única. Es un espacio para oxigenar la fe de los creyentes y animar la pastoral en las parroquias.

Deja un comentario