MAYORDOMOS Y CATEQUISTAS SE MOVILIZAN PARA FORMARSE Y REVITALIZAR SU VOCACIÓN EN ENCUENTRO PASTORAL

Es vital formar y animar a los feligreses para que sean dispensadores permanentes del evangelio en sus veredas

Con la participación significativa de feligreses que se desplazaron de diversas veredas y de la zona urbana, entre el 31 de mayo y el 3 de junio, se llevó a cabo, en el municipio de Guapi, el tercer encuentro de mayordomos y catequistas que tenía como objetivo formar en la fe y revitalizar la vocación del laico como agente de evangelización en el contexto en el que vive.

IMG-20190603-WA0016Esta iniciativa que acrecienta la fe de estos fieles e impulsa los procesos pastorales en cada una de las comunidades, fue organizado por la parroquia Inmaculada Concepción, bajo la dirección de su párroco Aquileo Cuero, quien, en esta ocasión, contó con representantes de las otras dos parroquias del municipio anfitrión: San Antonio de Guapi y San Antonio de Guajuí.

Fueron 100 personas quienes escucharon las ponencias que monseñor Carlos Alberto Correa y los presbíteros Bolívar Montaño, Jonh James Tello, Armando Andrade y Aquileo Cuero impartieron durante estos días a los asistentes, acentuando el rol preponderante del laico como bautizado, llamado a cooperar con alegría y buen testimonio en la acción evangelizadora de su parroquia.

En las conferencias, los expositores disertaron temas como la estructura de la iglesia, las funciones de los mayordomos, la vocación del catequista y la exhortación del papa Francisco a los jóvenes, entre otros temas relacionados con el templo y La Eucaristía.

En palabras del padre Aquileo, “el encuentro fue exitoso; los participantes se fueron contentos, llenos de mucha información y con deseos de seguir trabajando en sus comunidades”.

IMG-20190603-WA0012Los mayordomos son laicos líderes pastorales en las comunidades rurales, quienes están al frente de la vida espiritual en la comunidad. Animan la fe de la gente, dinamizan la vida pastoral con celebraciones de la palabra, la catequesis y están al tanto del cuidado de la capilla y de concretar con el párroco las iniciativas de evangelización en la comunidad. Son ellos, junto con los catequistas, personas con un rol trascendental en los procesos pastorales de las localidades rurales.

Es vital formar y animar a los feligreses para que sean dispensadores permanentes del evangelio en sus veredas, sobre todo en las más periféricas donde, por la ubicación geográfica, se les dificulta a los sacerdotes hacer presencia constante.

El encuentro sirvió para que los asistentes fueran conscientes del papel tan significativo que tiene los laicos en la edificación de la iglesia y en la propagación del Evangelio. Se fueron motivados y se espera que cada año se siga promoviendo esta actividad que, esta vez, no pudo contar con la presencia de representantes de otras parroquias del Vicariato por las distancias geográficas tan amplias.

Deja un comentario