RETIRADOS PARA OXIGENAR EL MINISTERIO

Entre el 8 y el 12 de enero el clero del Vicariato de Guapi se reunió para llevar a cabo el ejercicio de retiro espiritual que cada año experimentan. En la ciudad de Cali, en la casa de encuentros la Providencia, tomaron una semana para retirarse de las actividades pastorales cotidianas, para encontrarse con Dios y consigo mismo.

Motivados por el Padre José David Cadavid, de la diócesis de la Ceja, reflexionaron y oraron sobre el discipulado, la sanación interior, la espiritualidad sacerdotal  y la santidad como caminos para identificarse con Dios.

Fue una experiencia que los padres valoraron y consideran que es valiosa en la vida de todo creyente, en cuanto que oxigena, anima el espíritu y permite hacer un diagnóstico de la vida interior.

El silencio es una manera propicia para escuchar la voz de la conciencia y la voz de Dios. El retiro constituye en una manera muy eficaz para aprender a decidir y vivir mejor. Por eso los padres recomiendan que el creyente viva esta experiencia al menos una vez al año para fortalecer el espíritu y orientar mejor la vida.

 

Deja un comentario