CELEBRAR LA VIDA: UNA EXPRESIÓN DE FE, ALEGRÍA Y GRATITUD

La celebración de la vida es un espacio para la alegría, la unión familiar y la fraternidad.

El pasado 25 de mayo el presbítero Aquileo Cuero celebró junto a sus familiares, amigos y compañeros 50 años de vida. Fue un día muy especial para él que, quiso hacer partícipes a los fieles de las 10 parroquias del Vicariato de Guapi,  para que le acompañaran en esta acción de gracias por los dones recibidos durante su vida, sobre todo su ministerio sacerdotal.

Este acto de alegría, familiaridad y conmoción por los duros momentos que el homenajeado ha vivido, se llevó a cabo con una Eucaristía concelebrada por sus compañeros en el ministerio y por un almuerzo amenizado con música del pacífico.

Las delegaciones de las parroquias le manifestaron su aprecio y gratitud de diferentes maneras  por todo lo que él ha representado para su vida personal y de fe. A través de serenatas, coplas y música folclórica se le expreso al párroco de la catedral cariño en este día que marca la historia de su vida.

El padre Aquileo nació en San Antonio de Guajuí, Guapi Cauca, donde realizó sus estudios hasta el grado noveno. Terminó la secundaria en el Colegio San José de Guapi. Ingresó al Seminario Mayor de Cali  donde realizó estudios de filosofía y teología.  Se ordenó sacerdote en el año 2004.

La actividad pastoral como ministro la inició como diácono en la parroquia Santa Rosa de Lima (Saija). De allí pasó a Santa Bárbara (Timbiquí)  como párroco durante 10 años. Actualmente es párroco de la catedral en Guapi y se desempeña como vicario general.

 

Deja un comentario