LAICOS Y CLERO ACOMPAÑAN AL OBISPO ANTE LA MUERTE DE SU PAPÁ

Ante el fallecimiento de Antonio Correa, papá de monseñor Carlos Alberto Correa, el clero y los laicos se unen con su oración y acompañamiento al vicario y a toda su familia ante esta pérdida irreparable.

Le han expresado su afecto y condolencias para que con la fuerza de Dios se mitigue en  ellos la tristeza que les inunda.

Antonio Correa murió en Medellín, su ciudad natal el 2 de febrero a las 7 de la noche y fue sepultado el día 3, donde hubo representación del clero, los laicos y religiosas del vicariato para hacer presencia consoladora ante este momento de duelo.

Desde hace más de dos años, “don Antonio”, como era reconocido,  había venido muy delicado de salud, padeciendo bastante, pero con a fuerza espiritual que tenía como hombre de una fe profunda en el Señor.

Se venía desempeñando como diácono permanente y servía pastoralmente en la parroquia San Agustín y en la institución educativa de su barrio.

Era reconocido como una persona entregada, líder y ejemplo de fe para quienes compartieron con él.

El vicariato continuará acompañando al obispo, a sus 6 hermanos y a su madre  y manifestándole su apoyo para que siga entregando su vida por la evangelización de esta iglesia particular.

 

 

Deja un comentario