CONGRESO JUVENIL DEL VICARIATO APOSTÓLICO DE GUAPI Jóvenes artesanos de paz y reconciliación

  • La juventud del vicariato Apostólico de Guapi, es depositaria de muchos valores, pero también hay situaciones lamentables que auguran fracasos para sí  y para la sociedad; por ésta razón y con el único propósito de generar reflexión, quiero visibilizar éstas situaciones  Problematizadoras en algunos jóvenes  del vicariato  de Guapi, para que en busca de soluciones logremos ser artesanos de paz y reconciliación.
  • Cosas raras están pasando, con Jóvenes de la región

    Y no le estamos colocando, la suficiente atención.

    Y hablando de esto en mención, pues lo digo de una vez

    Pasa en Guapi, pasa en López, en timbiquí y en Iscuande.

    Y esa que cosa es, seguro se están preguntando

    Pues a muy temprana edad, los jóvenes ya están tomando.

    Otros ya andan fumando, unos solos, otros en redes

    Aquí no estoy calumniando, lo hacen hombres y mujeres.

    Y hablando de sus placeres, la cosa  está enredada

    De trece, doce y hasta 11 años, salen niñas embarazadas.

    Abortan como si nada, los bochinches son permanentes

    Pelean en los colegios, con puños, piedras y dientes.

 

Contaminan el medio ambiente, las calles son sus basureros

Ya encontramos delincuentes y si usted les dice pero.

Es alborotar un avispero, y busque donde esconderse

Pues parecen lobos fieros, que al otro quieren comerse.

En todo quieren meterse, ni a los papas les hacen caso

Las maestras y maestros, como si fueran sus payasos.

El colegio es el regazo, de burla y patanería

Entre gritos y peleas al maestro se le va el día.

Se terminó la armonía, esto tristeza provoca

Ver a jóvenes noche y día, en doscientos y con botas.

Pues traficando la coca o trabajando minería

Las muchachas como locas y las escuelas vacías.

Otro dolor y agonía, que angustia el corazón

Ver jóvenes en la politiquería, en manos de la corrupción.

Cuando es tiempo de elección, hacen cosas como de locos

Pelean, hay discusión, compran y venden los votos.

Y como si fuera poco, en casi todo el litoral,

Los jóvenes se han alejado, de la vida espiritual.

Este es un terrible mal, pero que anda de prisa

No quieren participar, del rosario ni de la misa.

Muchos hablan de golpiza, de venganzas y matar

Si la cosa sigue así, ¿Dónde vamos a parar?

Pues pongámonos a orar y pidámosle a Jesús

Que venga y meta sus manos y salve a la juventud.

 

Pbro. Bolívar Montaño Moreno

.

Deja un comentario