MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE VESTIR AL DESNUDO

th

“Pasan la noche desnudos, sin nada de ropa para ponerse, sin cobertor a merced del frío…Andan desnudos, sin ropa, hambrientos” (Job 24, 7, 10). Esta obra de misericordia se nos facilitan con las recolecciones de ropa que hacen en Parroquias y otros centros de recolección.

Recordar que, aunque demos ropa usada no es dar lo que está ya como para botar o para convertir en trapos de limpieza. En esto también podemos dar pero que nos sobra o ya no nos sirve pero también podemos dar lo que aun es útil. Muchos conocemos la maravillosa historia de San Martín de Tour que compartió su manto con un mendigo. En la noche siguiente Jesucristo se le aparece vestido con la media anta que había vestido Martin al mendigo….Y Jesús le agradece su gesto.

Bíblicamente es la primera obra de misericordia; cuando Dios viste a Adán y Eva en el Paraíso después de la caída. Otro consejo de Tobit a su hijo es: “…Y tu ropa al desnudo” (Tob. 4, 16)

La Didajé, escrito de los primeros padres apostólico dice: “no seas de los que extienden la mano para recibir y la esconden para dar”.

San Juan Crisóstomo patriarca de la Constantinopla decía en cuanto a lo que nos sobra “no dar lo que nos sobra es robar, porque le pertenece al que lo necesita” y San  Agustín en la misma línea dice: “lo que sobra es del que le hace falta”

Deja un comentario